viernes, 27 de febrero de 2015

Mario Pardo


Mario Pardo

Por Salvador Arancio con aportes de Norberto Chab y Néstor Pinsón

Guitarrista, cantor y compositor
(8 de diciembre de 1887 – 29 de agosto de 1986)
Nombre completo: Mario Alberto Pardo

Nació en Cerro Largo, República Oriental del Uruguay y murió en Burzaco, Provincia de Buenos Aires.
En su tiempo fue reconocido como uno de los mayores talentos de la guitarra y, seguramente, el mejor concertista que dio el Río de la Plata. Sin embargo, no tuvo la repercusión popular que debía acompañarlo. Es posible que le interesara, por su formación, mucho más el hecho musical y, más adelante, los derechos de autor, que codearse con la gloria. Además estuvo consustanciado con la vida de campo que se ajustaba mejor a su carácter.
«Nací en ese pueblo de casualidad. Mis padres habían viajado para comprar hacienda y se apuró la cigüeña. De allí pasamos a Carmelo, el pueblo de mi simpatía y de mi cariño. Carmelo tiene su encanto, su historia romántica. Allí con el paso del tiempo fundé conservatorios y fui inspector de bandas militares.»
Cuando llegó a Buenos Aires con sus padres, lo mandaron a la casona Williams, en San Telmo, donde se alojaban todos los alumnos que venían del interior.
Aquí cursó el primario, el secundario, además de estudiar música.
En el conservatorio permaneció hasta los 17 años. En las vacaciones iba a visitar a sus familiares al campo. Más precisamente, a la estación Pardo donde su papá tenía grandes extensiones de tierra. Allí conoció, según sus propias palabras «a gente brava, como el “Matón Cabrera”, “El Zurdo”, y también al guitarrista Banegas, que era de La Plata. Estos eran varios hermanos. Tenían un carácter tan amistoso que cuando no tenían con quien pelear se tiraban
algunos cuchillazos entre ellos».
En la casona frecuentó a grandes maestros de la música. Se recibió de maestro en composición y armonía. «Como un hermano de mi madre vivía en Nápoles, pude viajar a Europa e ingresé en el conservatorio San Pietro Omaiello, el más célebre del mundo en aquel tiempo. Allí, con gran decepción me inscribieron en séptimo año, faltándome tres años más para poder recibirme. Claro que me enojé al principio. Pero luego me di cuenta que era muy justiciero, por que de lo que ellos me pedían no sabía nada».
«El maestro Pierángelo, entonces, me dio uno de los consejos más valiosos, con una reflexión muy lógica. Me dijo: “Mirá, Italia tiene 2000 mil años de cultura y la Argentina sólo 100. Fíjate que hay mucha diferencia. Bastante has hecho tú, no te preocupes que serás un maestro bárbaro”. Yo estaba desanimado porque creí que lo sabía todo y no era así.
«Yo no tocaba ningún instrumento en particular y todos, como ser el cello, la flauta, el piano, la mandolina y, naturalmente, el órgano, el padre de los instrumentos. También estudié dirección y banda».
La ilusión de Mario, como la de otros amigos era tocar en el Teatro Colón. Y ese sueño se cumplió el 4 de noviembre de 1934, cuando entró al Colón con cien guitarras. Una noche inolvidable. «Preparé pacientemente el conjunto, presenté un repertorio con valses vieneses, obras de Korsakov, y después lo mío: “La Tropilla” y esas cosas camperas. Fue la noche más grande de mi carrera».
Ya con Carlos Gardel, los dos trabajando para Max Glücksmann, le propusieron a Ignacio Corsini, que actuaba en un circo con su mujer, ir a esa empresa para hacer discos y salas teatrales y así, ganar 1.300 pesos por noche. Una barbaridad comparado con lo que él ganaba.
A Glücksmann lo conoció en un recital suyo de música clásica en el salón “La Argentina”. Un amigo se lo presentó y le dijo: “¡Che, Ruso, ¿querés escuchar música de tu país?”, “Bueno —respondió el empresario—,¿De qué pianista se trata?” No podía creer que fuera un guitarrista. Apostó una cena para todos los muchachos, a que no podía hacer Korsakov en guitarra. De más está decir que la pagó».
A Gardel y a José Razzano los escuchó por primera vez en el Armenonville, esa misma noche del concierto. Llegaron con Glücksmann y otros amigos. Él también cantó y alguien de los presentes lo elogió: “¡Qué gola tiene ese hombre”. “No querido —respondí— gola no, tengo una voz como cualquier otro. Lo que ha pasado es que los tanos me han sacado la voz para afuera”. Aludía a sus estudios en Italia.
A la salida, el empresario le propuso trabajar con él y Pardo aceptó. Firmó contrato a comienzos del año 1917.
«Le requerí sobre autores para hacer un repertorio. Me respondió que había pocos, Salinas, Villoldo. Yo le hablé de Chopin, Beethoven. “¡Ahhh! —replicó— usted se refiere a los clásicos. Señor Pardo, eso no interesa. Si usted insiste con lo que está haciendo se va a morir de hambre. Aquí no hay público para eso”. Lo llamé a la reflexión, yo venía de estudiar en Italia, era considerado como el primer guitarrista de Latinoamérica. “Está equivocado —respondió— usted los va a cautivar, además ya contraté a esos muchachitos que cantaron antes que usted”. Mientras decía esto puso veinte mil pesos a mi alcance. Esto es un adelanto por cinco años de exclusividad. En ese momento acabó Mario Pardo, el de los sueños del Teatro Colón».
Pardo compuso alrededor de 450 títulos, algunos son las “pavadas”, como supo decir una vez, pero que le rendían unas liquidaciones monetarias muy importantes.
Asimismo, fue asesor musical de Glücksmann y actuó en todas las radio desde 1921, a excepción de Radio Belgrano. Fue asesor artístico de las emisoras Prieto y Argentina. Su amigo Eduardo Arolas le dedicó “La guitarrita”. Llevó al disco unos 150 temas de variados ritmos. Desde “La cumparsita”, en dos versiones, una con canto y la otra instrumental, hasta “Cantando bajo la lluvia”. También puso letras a temas instrumentales, por ejemplo “Sans Souci”, cambiándole el título por “Cuando la suerte se inclina”.
En una ocasión Gardel le dijo que le gustaría tocar la guitarra como él, y Pardo le contestó: “Y a mí me gustaría cantar como vos lo hacés”.

(de "Todotango")


Héctor Lorenzo Lucci - Cuando La Suerte Se Inclina (Sans Soucì) (Presentación) - 1922
Aquel Cuartito De La Pensión - 1929
Aquel Tapado De Armiño - 1928
Ayacucho - 1934
Canto De Amor - 1929
Carreta Del Amor - 1928
Cobarde - 1927
Compadrón - 1928
Cuando La Suerte Se Inclina (Sans Soucì) - 1922
Dónde Estás Que No Te Veo - 1928
Edna - 1929
El Carrerito - 1928
El cencerro (tango-José Martínez)
El Escondido - 1935
Ella Vive En Mi Memoria - 1929
En La Trampa - 1929
En Un Pueblito De España - 1928
Ensueños - 1928
Esta Noche Me Emborracho - 1928
Haragán - 1928
Hasta Que Las Velas No Ardan (Con Glosa)- 1928-34
La Cumparsita - 1930
La Guitarrera de San Nicolás - 1930
La Huella - 1935
La Mariposa - 1934
La Tropilla - 1934
LLévatelo Todo - FD
Los Gauchos De Madariaga - 1929
Lucerito - FD
Maipo - 1930
Maldonado - 1927
Malevaje - 1928
Mañereando (Con Glosa)- 1928-34
No Te Rias (2) - 1928
No te rias
Noches De Plata - 1930
Nucha (vals)
Nutriando - 1928
Pericón Y Gato - FD
Puro Cuento - 1929
Qué Noche! - 1928
Rancho Embrujao - 1929
Ya No Cantás Chingolo (Chingolito) - 1928
Mario Pardo & Juan José Buscaglia (Guitarras) - Cantando Bajo La Lluvia - 1930
Mario Pardo, entrevista de J.C.Dighiero
Pardo en Discos Nacional 1926-35 (pdf)

Descargar
Aporte de Horacio Borello Chiarella

jueves, 26 de febrero de 2015

Los Musiqueros del Tiempo I' Ñaupa - EN LA PULPERIA DE MANDINGA


¿Qué es "LA PULPERIA DE MANDINGA"? Es una audición esencialmente vernácula, nacida con el advenimiento de CANAL 9 TV en el que hizo querencia para ganar a través de lo andado hasta el presente un lugar preponderante entre los programas de difusión de las expresiones tradicionales. Con una duración de media hora se inició su propalación, la que, por razones de expectación, hubo de ser extendida a una hora. Plausible resultó la gestión de sus organizadores y de quienes cumplieron la tarea artística en ese lapso. La evidencia de ello quedó plenamente demostrada al ser extendido dicho programa a una hora y media de duración para constituirse, sin lugar a udas, y para regocijo de quienes gustan de las cosas de la tierra, en el programa de mayor duración de la televisión argentina.

Hombres de reconocida capacidad y talento a la par que enamorados trabajadores por la difusión de lo que forma parte del patrimonio costumbrista del país, dieron vida a "LA PULPERIA DE MANDINGA" HORACIO PARISOTTO, infatigable valor de la televisión, tiene a su cargo la responsabilidad de la producción y dirección del programa, estando a cargo del joven e inquieto JULIO MARBIZ, conocido comentarista, todo lo concerniente ala animación. A la pluma del destacado poeta y periodista, de ese ferviente sentidor de lo catamarqueño, JOSE RAMON LUNA, se debe el nombre y el libreto que configuran el alma de esta audición, que ya ha ganado el corazón de los televidentes. Figuras consagradas compartieron su éxito y jerarquizaron su salida a l aire. Hemos de recordarlas: Eduardo Falú, Atahualpa Yupanqui, Ariel Ramirez, Horacio Guaraní, Antonio Tormo, Suma Paz, Carmen Guzmán, Alberto Ocampo, Waldo Belloso, Los Musiqueros del Tiempo I'Ñaupa, Los Chalchaleros, El Chango Rodríguez, Los Cantores de Salavina, Los Huanca-Huá, Los Cumbaé y muchos más, Esto es, "LA PULPERIA DE MANDINGA"

¿Quienes son LOS MUSIQUEROS DEL TIEMPO I'ÑAUPA? Somos TRES HOMBRES DE TIERRA ADENTRO; POLO GIMENEZ, ATUTO MERCAU SORIA y, hoy en el recuerdo, PAYO SOLA, que cultivamos la música tradicional con la intención de conservar en la interpretación el más genuino sabor autóctono. Queremos con este conjunto, al incluir el bandoneón, instrumento muy usado en el norte y litoral argentino, otorgar una fisonomía distinta en sonoridad a la que presentan en la actualidad la casi totalidad de las agrupaciones que ejecutan el género nativo, integradas generalmente por guitarras, voces y bombo o piano, guitarras y bombo.

Asimismo otra de nuestras aspiraciones es la de exhumar las viejas páginas que enriquecieron el cancionero vernáculo, de indiscutible autenticidad y pureza, rindiendo así un justiciero y emotivo homenaje a sus autores, como reconocimiento por haber sido ellos los que abrieron los primeros surcos en la siembra de canciones, cuyos frutos estamos recogiendo. Al mismo tiempo, deseamos ofrecer ala gente mayor, a esa gente que está peinando canas, con el respeto que merece, la oportunidad de un feliz momento de reencuentro con el pasado, razón por la cual hemos incluido en esta placa viejos valsecitos de serenata y también la alegre y clásica ranchera. Los 12 títulos que integran este micro-surco corresponden a distintas danzas, todas las cuales están tocadas con un ritmo específicamente bailable y con marcada pureza y sencillez interpretativa, lo que creemos le proporciona un incalculable valor para las "PEÑAS" y demás lugares donde se practican nuestras danzas. Esto somos, "LOS MUSIQUEROS DEL TIEMPO I' ÑAUPA"
Polo Giménez - Atuto Mercau Soria


Los Musiqueros del Tiempo I' Ñaupa
EN LA PULPERIA DE MANDINGA
Philips
P 13946 L

01. ZAMBA DEL TRA LA LA - zamba - Polo Giménez
02. LA POCA PENAS - chacarera - Atuto Mercau Soria
03. CADENITA DE AMOR - ranchera - N. Trimani, C. Marcucci
04. LA AZUNGUITA - danza - A. Chazarreta
05. LA QUITAPENAS -
06. OID EL VALS - vals serenata - Edmundo Cartos
07. LA CALLEJERA - zamba - P. de Cervi,
08. ESCONDICO DEL AMOR - escondico - Polo Giménez
09. EL SERENO - danza tradicional cuyana - Recop. de A. Rodríguez
10. LINDA LA VIDA MIA - cueca-A. Mercau Soria, H. Ayala
11. LA CONDICION - danza de época - A. Chazarreta
12. SANTIAGO DEL ESTERO - vals - A. Chazarreta

Descargar

Colaboración de "El amigo invisible" (Se acuerdan de ese personaje de radio: "Amigas, amigos, les habló el amigo invisible..."?)

Los Musiqueros del Tiempo I'Ñaupa - EP Philips


¡ Musiqueros y... del tiempo i` ñaupa.!...

Que sentido afectivo, cariñoso y familiar nos trae esta frase. Nos parece algo íntimamente nuestro, ligado al terruño, y con el perfume de un pasado que no olvidaremos jamás.

!Tres hombres de tierra adentro !

Tres nombres para el folklore: POLO GIMÉNEZ, ATUTO MERCAU SORIA, y el PAYO SOLA. Alguna vez dijimos que este conjunto había logrado reunir: el valle salteño, el cielo de Catamarca y el eterno sol cordobés. Es que escuchándolos, el arte inconfundible de "los musiqueros", nos transporta a la cuna del folklore.

Esto es lo que reflejan los musiqueros. Personifican el nostálgico reproche de todos:
"¡ Que tiempo feliz el de la niñez, velay;
yo no se para que pasara....!

O aquel recuerdo que queda grabado en el que se acerca a

la "Cuesta del Portezuelo"
..."mirando abajo parece un sueño.
Un pueblito allá, otro más allá,
y un camino largo que baja y se pierde"....

Deseamos rendir en estas líneas nuestro más sincero homenaje a uno de los integrantes de este conjunto recientemente desaparecido: el Payito Sola.
Nacido en Cafayate, Salta, Gustavo Adolfo Sola se identifico con el folklore en los propios valles que le dieron vida a su vida y a sus canciones. Su trayectoria con "los musiqueros" fue muy corta, no alcanzo a compartir un año de éxitos, pero el recuerdo imborrable de su figura y hombría de bien, hará que lo tengamos presente al lado de sus amigos de siempre.
EL PAYO SOLA volvió a Salta en su sueño eterno, pero las guitarras podrán despertar cada mañana vibrando con "La Arunguita", "La Marrupeña", "La Solís Pizarro", "A Pepe Guirro", "Milonga del Camino", "La Chismosa", "Pa` que te escondas".......

Artículo de la Revista Folklore


Rodolfo "Polo" Giménez

Don Rodolfo María "Polo" Giménez, fue el sexto hijo y último nacido en Buenos Aires, del matrimonio formado por: Enrique Segundo Giménez (nacido en Salto el 1 de Junio del Año 1871 , y fallecido el 10 de Mayo de 1931 en Córdoba) y Isolina Cruz (Nacida en Salto el 20 de Junio de 1873, y fallecida en Córdoba el 29 de Noviembre de 1915). El matrimonio Giménez-Cruz se radica en Córdoba antes de que Rodolfo María nuestro "Polo" cumpliera los 2 (dos) años de edad y esto es lo que lleva a muchos a creer que este fue oriundo de Córdoba y no de Buenos Aires que lo vio nacer un 19 de Noviembre del Año de 1904.
Según consta en el Acta nº 1063, 6to 2da. del Registro Civil
de la Capital Federal.

Sus hermanos fueron:
Enrique María, nacido el 5 de Enero del año 1897.
María Angélica, nacida el 5 de febrero del año 1898.
Luis María, nacido el 7 de julio del año 1899.
Emilio María, nacido el 29 de Marzo del año 1901.
Isolina María Eugenia, nacida el 23 de Agosto del año 1902.
Todos ellos y el mismo "Polo" son nacidos en Buenos Aires.
María Carmen, nacida el 24 de Diciembre del año 1907.
María Etelinda, nacida el 18 de Junio del año 1909.
María del Carmen Josefina, nacida el 16 de Julio del año 1911.
María Rosa, nacida el 13 de Octubre del año 1912.
Alberto José María, nacido el 15 de Noviembre del año 1914.

Los últimos cinco hijos del matrimonio Giménez - Cruz, nacieron en Córdoba Capital, mientras la familia vivía en la Calle Rodríguez Peña nº 166 primero, y luego Rodríguez Peña nº 475. Muy cerca del Colegio Alejandro Carbó y La Plaza Colon.
Muchos pensaban que Polo era Cordobés, algunos crían que era Catamarqueño, y había nacido en la Capital Federal. Lo cual no fue ningún impedimento para plasmar como nadie los sentires de tierra adentro. Fue sin lugar a dudas el "Poeta de las cosas simples". Traduciendo las costumbres del hombre de pueblo en hermosas letras y música que trascendieron las propias fronteras de nuestra patria, no solo de Catamarca.

Polo se caso en primeras nunpcias en Catamarca y de este matrimonio con "Munina" Andrada, tuvo dos hijos, Silvia y Rodolfo.

A los pocos años de matrimonio Polo se separa y sus hijos quedan con su primera señora. Luego él forma pareja con la señora Elena Toledo que es quien lo acompaña hasta su fallecimiento en Buenos Aires.

En el año 1930 forma un trío junto al violinista Eduardo Belluci y y el bandeononista Ernesto Tejada y Polo al piano con los que actua en diversos sitios de "la docta". Ingresó como pianista del conjunto de Edmundo Zaldivar hijo a mediados de 1954, junto a su entrañable amigo Atuto Mercau Soria, Mario Arnedo Gallo, Fernando Portal y Alvarez Vieyra al que apodaban cariñosamente "el negro". Don Polo, junto unos amigos forman el conjunto "Los Musiqueros del tiempo i' Ñaupa" con el Payo Sola, Atuto Mercau Soria, Fernando Portal y Mario Arnedo Gallo, aunque a los pocos meses lamentablemente fallece el Payo Sola.

Polo falleció el fatídico día 26 de Noviembre del Año 1969. Estaba reunido en Buenos Aires, en el local que Margarita Palacios tenía, sito en la calle Camacuá 267 (le llamaban al lugar: La Embajada de Catamarca en Bs. As.), con todos sus amigos. Polo hacia la presentación del LP Polo Giménez y sus 50 Años con la música al que acompaño con un libro escrito por el llamado "Desde el Recuerdo" que también reseñaremos aquí. Esta noche del día 26 de Noviembre del año de 1969 a eso de las 20 horas, luego del brindis cordial de la bienvenida, habló el gerente de la editorial Martín Fierro Francisco D` Estefano, anunciando el nuevo disco. Luego Don Polo, el homenajeado, explico al público presente y a sus amigos el porque de la autobiografía que acompañaba al Lp. La fiesta se desarrollaba con total normalidad entre las empanadas, vino, música y canciones y a eso de las 22 horas le fallo a Polo su "Viejo Corazón". Fue atendido por unos amigos y por su hijo Rodolfo, médico. Fue de inmediato trasladado al Sanatorio Santa Isabel, dónde un paro cardíaco puso fin a su vida cerca de las 22,50 horas. Polo acababa de cumplir sus 62 años. Pero su Viejo Corazón no aguanto todas las emociones vividas esa noche. Polo dejo 72 canciones registradas en SADAIC y de su autoría, por referencias familiares, tenía escritas más de 350.
Julio César Rojo Luque.


Gustavo Adolfo Solá "El Payo"

Nació en Cafayate - Salta, el 31 de enero de 1908 y falleció en Buenos Aires el 19 de marzo de 1962.

Hijo de José Nicolás Solá, director de escuela y de la maestra de Escuela Delia Burgos, desde niño tuvo inclinación por la música, ya que poseía muy buen oído, aprendió a tocar la guitarra, el piano, el violín y el bandoneón.

En 1932 contrae enlace con Blanca E. Saavedra, tuvieron siete hijos, Jesús Lucia Nelly, Marta Amalia, Juan José, Blanca Celia, Gustavo Adolfo, Maria Cristina y Martín Miguel.

En 1940 formó la orquesta Re-Fa-Si, uno de los integrantes fue Mario Vallejos, actuando la temporada en el casino de Termas de Reyes.

Estudió el piano por música, y tomó clases de armonía, toda su obra musical fue escrita por él.

Luego como guitarrista integró el dúo Miranda Bonier, actuando con éxito en Salta y Tucumán. Más adelante formó la agrupación de Veinte Guitarras, actuando en el monumento alrededor de los fogones en el homenaje a Martín Miguel de Güemes.

En 1950 formo el Dúo Romance de dos guitarras, con Ernesto Cabeza ex integrante de los Chalchaleros, de actuación en LV9 Radio Salta, con glosas de Félix Pelayo Patterson.

En 1952 gana el concurso de la zamba, organizado por el circulo, con la "Zamba del Ausente" de letra de César Perdiguero y Manuel J. Castilla, en esta oportunidad salió en segundo lugar la zamba "La Naranjera" de Patterson y Ernesto cabeza que luego fue rebautizada por "La Nochera" con letra de Jaime Dávalos. Eran miembros del jurado, D'Jallad, Ricardo Falú, José Juan Botelli y el Cuchi Leguizamón.

En 1954 llega a Salta el sello Odeón, buscando un bandoneón carpero y contrata al "Payo" llevándolo a Buenos Aires donde se radica definitivamente.

Forma un Trío y graba las zambas de su autoría: "La Marrupeña", "Solís Pizarro", "Zamba del Ausente", "Cerros" y otras. Lo acompañan artísticamente Juan José García, luego Fernando Portal, Carlos Vega Pereda, con sus hijos Maria Cristina en el bombo, Juan José en guitarra, y con Eduardo Arbace y Osvaldo Alfaro.

Después fue contratado por el sello Philips y grabo con el dúo de María Cristina y María Teresa Solá (terucha) "Cuequita de los Coyas", "Regresando (zamba), "Pajarillo Cruceño (bailecito) y "El Charanguero" (carnavalito).

Integra el cuarteto de Mario Acerboni, tocando el violin recorriendo la provincia de Buenos Aires actuando en los bailes de los clubes, integró el conjunto Los Musiqueros del Tiempo de Ñaupa , con Polo Gimenez, en piano, Atuto Mercau Soria, en guitarra y el Payo en bandoneón, Abel Figueroa en canto y guitarra y Pepe Consoli en canto.

Los Musiqueros del Tiempo de Ñaupa

El Payo fue un referente importante en las décadas '40 y '50 en lo que se refiere a Salta, representaba para muchos la presencia de la música en todas sus manifestaciones populares, y su nombre se lo ligaba al folklore local, sus amigos de siempre fueron el Poncho Marrupe, Eduardo Falú, Cesar Pereyra Rozas, Cesar Perdiguero, Pajarito Velarde, Nicolás Lamadrid, Juan José García, el Curro García, Marcos Tames, Polo Gímenez, Atuto Mercau Soria, Arturo Puy, Carlos Vega Pereda, Fernando Portal, Pepe Guirro, Antonio Batiti, Dino Saluzzi, y otros.

El Payo Solá dejó transcurrir su vida entre melodías y se marcho de la escena en silencio, pensando tal vez en los acordes solemnes de una marcha fúnebre. Su recuerdo es algo permanente, puesto que su nombre y su figura, surgen por doquier, Atahualpa Yupanqui lo inmortaliza con Pablo del Cerro en "La Payo Solá" zamba editada el 15 de julio de 1970. Luego Oscar Valles integrante de los Quilla Huasi compone la zamba "Del mismo palo". Y como un remate en su honor Horacio Aguirre y Hugo Alarcón componen "El que toca nunca baila". Sus hijos Terucha y Payito Solá componen la zamba "Cafayate hecha Nostalgia" la cual fue ganadora del concurso de Zambas realizado en Salta en la Carpa de Abán en 1997; en una de sus estrofas nos dice: ". y al salir de Cafayate / se me afloja el corazón / siendo el Payo en la alameda / que me vadiciendo adiós.

El mas importante festival del Norte Argentino que es la Serenata a Cafayate lleva en su escenario en nombre "Payo Solá" bautizado así por su entrañable amigo, el poeta César Fermín Perdiguero.

Fuente: Portal informativo de Salta.




El Payo Solá


Alto, erguido, casi siempre vestido de blanco, caminaba silencioso observando detrás de sus anteojos oscuros, mientras fumaba un cigarrillo colocado en una boquilla. Así era la imagen del Payo Solá, al final de la década de los años 20.

Fue un músico por excelencia. Pero no era un músico mano ejecutante dedicado exclusivamente a un instrumento. El Payo Solá, puede afirmarse, era un músico múltiple, puesto que integraba orquestas tocado la guitarra, el violín, la batería, el piano, el contrabajo o el bandoneón para el no había secretos dentro del mundo de las corcheas y semicorcheas. Por esos años al caer la tarde cruzaba invariablemente la plaza 9 de Julio dirigiéndose al cine "Güemes", que funcionaba sobre calle Zuviría. Allí junto al escenario, en la penumbra de las películas mudas, generalmente tocaba el violín.

Su cabeza de un rubio casi blanco se inclinada sobre el instrumento, mientras le arrancaba melodías dolientes con el arco que manejaba con la firmeza y suavidad que exige este instrumento. Cuando callaba la música en las funciones de verano, escuchábase el zumbido de los ventiladores, siempre que no se proyectara una película que Carlitos Chaplin, donde las carcajadas acallaban las notas de la orquesta. Al terminar su labor en la zona céntrica, pues a veces tocaba en las confiterías, se encaminaba hacia las afueras de la ciudad.

Hacía los lugares donde comenzaba en las primeras horas de la noche el baile que terminaba con los primeros cantos del gallo. "El que toca nunca baila", es una especie de aforismo vernáculo, que pusieron en su boca los creadores de nuestro folklore actual. En esas jornadas generalmente tocaba el bandoneón. Eran tiempos en que el tango gustaba a todo el mundo, y la producción de los compositores porteños era inagotable y permanente.

A través de gente como él los salteños conocieron los compases y la melodía de la Cumparsita y otras composiciones que ganaron fama, y la conservan aún hasta nuestros días. En esas noches era testigo de muchas cosas, especialmente de las "calavereadas" de personajes que llegaba a esos lugares poco menos que a hurtadillas. Impasible el Payo veía todo ello, sin que se le mueva un músculo de la cara. Vio muchas riñas e incidentes de toda clase, que siempre motivaban la suspensión de la música y el retiro de la orquesta del palco que ocupaba, para evitar riesgos a sus integrantes. Su discreción estaba por sobre todas las curiosidades.

Nunca salieron de sus labios quietos esos hechos que conocía y no comentaba, como respondiendo a una especie de consigna. Era muy parco en el hablar, y no se le conocían amigos íntimos. Cuando pasaba por la calle siempre iba solo, no se detenía a conversar con nadie, y muy pocos fueron los que lo vieron sonreír alguna vez. Era un hombre que tomaba la vida en serio hasta en sus más pequeños detalles.

Representaba para muchos la presencia de la música en todas sus manifestaciones populares, y su nombre se lo ligaba al folklore local, que contaba con muy escasas composiciones, conociéndose más piezas musicales de origen boliviano o chileno. Pero fue un guía de los compositores que le siguieron creando un torrente de zambas, chacareras y canciones vernáculas, que llenaron definitivamente al panorama argentino con la música y el verso de nuestro Norte. Muchos muchachos le miraban pasar, silencioso, fumando su cigarrillo, semioculto tras sus anteojos ahumados, que le protegían de la luz que cegaba sus ojos claros de albino. Para esos muchachos era la encarnación de la música, en esos tiempos en que las manifestaciones de este tipo, eran un privilegio de quienes sabían tocar algún instrumento, puesto que no existían radios ni tocadiscos, y los fonógrafos eran el comienzo de una época que recién balbuceaba las primeras melodías, desde el surco chillón de los primeros discos de baquelita.

Solía ir hacia los Valles Calchaquies, meta preferida por muchos veraneantes de la ciudad, que efectuaban el viaje en "diligencia" por el camino que corría por el cauce de los ríos para cruzar los cordones montañosos que separan el Valle de Lerma de los Valles del Calchaco. El Payo Solá dejó transcurrir su vida entre melodías y se marcho de la escena en silencio, pensando tal vez en los acordes solemnes de una marcha fúnebre.

Su recuerdo es algo permanente, puesto que su nombre y su figura, surgen de una zamba que brota a través del encordado de una guitarra, que se convierte en pentagrama cuando el cantor le nombra en su canto.

FUENTE: Crónica del Noa. Salta, 11-11-1981




Los Musiqueros del Tiempo I'Ñaupa
EP Philips P427.840E

01. LA HUMILDE-chacarera-Julián Díaz
02. EL TUNANTE-danza catamarqueña-Hnos. Lobos
03. SIETE DE ABRIL-zamba-Andrés Chazarreta
04. CUANDO NADA TE DEBIA-bailecito-Andrés Chazarreta

Descargar

Alberto Margal - MADRE UNIVERSAL

Alberto Margal
con acomp. de guitarras
MADRE UNIVERSAL


01. MADRE UNIVERSAL - vals
02. NO HABLES MAL DE LAS MUJERES - tango
03. INSPIRACION - tango
04. IDILIO GAUCHO - vals
05. NIEVE - canción
06. LOS OJOS DE MI MADRE - vals
07. EL PENADO 14 - tango
08. POBRE MI MADRE QUERIDA - canción
09. LA QUE NUNCA TUVO NOVIO - tango
10. LA OFRENDA DEL TROVERO - vals
11. VUELVO AL BARRIO - tango
12. LA SERENATA - canción vals

Descargar

de La Nova Botica del Alemán 





Alma García
ESTA TIERRA DE UNO"

Esta soy yo. Simplemente una mujer que despertó para mirar los cerros del Aconquija allá en Tucumán, desde un aula de la escuela rural de El Siambón.
Luego de hundir mis plantas en los ardientes caminos de El Uclar, en Santiago del Estero, donde los míos colaboraron en el exterminio de quebrachos y ñandúes, me florecieron hijos y empapé mi guitarra con los vientos del mundo.
Los pájaros del silencio me templaron y enseñaron a salir de la introversión para lo que tengo, y éste es el resultado. Este disco fue creciendo a medida que el duende agitaba su campanilla y que los amigos se prestaban a colaborar.
Con esta obra me adhiero a la Década Internacional de la Mujer.
Agradezco a los músicos que me ayudaron a no sentirme impotente al emprender esta tarea:
Alberto Bravo Zamora, Tarateño y Adolfo Rojas, Francisco Niz, Jorge Mlikota, Abel Montenegro, Hermanos Toledo, Bartolomé Palermo, Walter Rojas, Jorge Tagliani, Armando Celán, Cipriano Tarquino, Pocho Palmer, Domingo Ontiveros, Choly Soria, Mario Pereyra, Chochín Balbuena, Lalo Zambelli, Maestro Antonio Yepes y el licenciado Arturo Garzón, que hizo de relator.
Alma García
Buenos Aires, otoño de 1982

La sensibilidad creadora de Alma García -poetisa y compositora- se manifiesta en esta búsqueda, enriqueciendo el cancionero tradicional con un nuevo lenguaje sonoro.
Es importante destacar, la inquietud expresada en estas nuevas obras de una auténtica artista tucumana.
Eduardo Falú

Alma García
ESTA TIERRA DE UNO"
VM-1287 ESTÉREO
1982

01. Esta tierra de uno - aire de milonga - Alma García
02. Mi orgullo es ser tucumano - zamba - Alma García
03. Cuando chista el quitilipi - aire de chacarera - Alma García, Eugenio Inchausti
04. Mitaicito José - canción de cuna correntina - Alma García
05. Ni me voy ni me quedo - huella - Alma García, Pamela Echarren
06. Padre de los olivos - chaya -Alma García
07. Yo, maestra - himno - Alma García, Carlos Guastavino
08. Canción del navegante - canción - Alma García
09.  La nueva - zamba - Alma García, Edmundo Zaldívar (h)
10. Popol Vuh - huayno - Damián García, Alma García
11. Frustración - aire de chamamé - Alma García, Bartolomé Palermo
12. El santo negro - candombe - Alma García, Francisco Niz

INSTRUMENTOS USADOS EN ESTA GRABACIÓN:
Arpa, flauta traversa, afuyé, bajo eléctrico, bandoneón, bombo, anata, castañuelas, charango, guitarra, guitarrón, piano, piano eléctrico, clave, moxeño, pukuna, quena, sikus, sintetizador, quena marimacho, rollano, raspador, tambores, bongó, platillos, vibrafón, tarkas, tumbadora, voz recitante, efectos y coro

Producido con apoyo del Fondo Nacional de las Artes
PROYECTO, PRODUCCIÓN EJECUTIVA, DIRECCIÓN GENERAL Y DELIRIOS: Alma García
PRODUCCIÓN Y APOYO MORAL: Jorge Tagliani
ESTUDIOS DE GRABACIÓN: Jorge Tagliani S.A. Cachimayo 168, Buenos Aires
TÉCNICO DE GRABACIÓN: Fernando Bramatti
ARREGLOS: Alma García, Héctor Quattromano, Choly Soria y Jorge Tagliani
FOTOGRAFÍA: Caligaris - Soriano Producciones


Descargar

Publicado por Alejandro en "Folklore del NOA"
Portadas extraídas del blog amigo "Folklore de los Cuatro Rumbos" Gracias !

SAN LUIS...OTRO PAIS


Los pueblos de San Luis
Cantan en el Río V
Ganadores del Concurso 2005
SAN LUIS...OTRO PAIS
Gobierno de San Luis-2006


01. ALAS-Saúl Félix Bustos-Saúl Félix Bustos
02. PORTEÑA Y NADA MAS-milonga-Gala, Panfilito-Daniela y sus guitarras
03. NOSTALGIAS-tango-E. Cadícamo, J. C. Cobián-Viviana Rosa
04. 9 DE JULIO-tango-E. Cárdenas, L. Bayardo. J. Padula-Chango Díaz Abregú
05. AGITANDO PAÑUELOS-zamba-Hnos. Abalos-Nazareno Soria
06. LA CHICHANERA-cueca cuyana-Fabiano Navarro-Marcos Figueroa
07. LUNA DE ABRIL-zamba-Enzo Visetti, Cristian Romero-Cristian Romero
08. RUMI CANI (piedra soy)-canción-Peteco Carabajal-Amigos del Canto
09. ENTRE AROS Y COGOLLOS-cueca cuyana-Marcelo Bellene, Félix Santos Morán-Solar de Cuyo
10. OJALA QUE REGRESES-vals-Fabio Cornaglia, Omar Nigra, Rodolfo Olivero-Leonardo Sapino Ginénez
11. LA COMPAÑERA-zamba-Oscar Valles-Acordes Mercedinos
12. EL HUMAHUAQUEÑO-carnavalito-Edmindo P. Zaldívar (h)-Coro Maesvilu
13. ZAMBA DEL LAUREL-zamba-Armando T. Gómez, Gustavo Leguizamón-María Jesús Guzmánb
14. SI ES CIERTO QUE ME HAS QUERIDO-tonada-D. R.-Los Trovadores del Cerro
15. ENTRE HOMBRES-recitado-Julio Gutiérrez Martín-Edgardo Becerra
16. MAYORCITO-recitado-Julio Gutiérrez Martín-Edgardo Becerra
17. VEN A MI OTRA VEZ-canción-Isabel Pantoja-Erica Escudero
18. LA BIKINA-pasaje-Rubén Fuentes-Oscar Lubrina
19. EL FINAL-balada rock-Trek-Trek
20. ANGEL ESPECIAL-Lucía Cáceres-VOLO PARA EL CIELO-Oscar Belondi-Reencuentro
21. FUERA DE COMBATE-Sabrosos-Javier Villegas

http://www.mediafire.com/?4o95jdau4826it7

Aporte de Alberto Orozco

LO MAXIMO EN MUSICA ANTAÑONA - Vol. 30

LO MAXIMO EN MUSICA ANTAÑONA - Vol. 30

Muchas páginas se han escrito después de la muerte de Hernán Restrepo Duque, creador del sello
Preludio y de su serie "Lo Máximo en Música Antañona". Para este homenaje al fundador de esta empresa hemos seleccionado algunos aportes de esas notas escritas por personas vinculadas al periodismo y al fabuloso mundo del disco.

* "Dotado de una memoria prodigiosa, de una capacidad de trabajo sin límite, con una mente abierta
a todo tipo de música que se produjera en América en el ámbito lo folclórico y popular, con amor
insobornable por la música y al mismo tiempo con las condiciones de criterio y honradez profesional
para valorar realmente todas y cada una de las figuras del cancionero latinoamericano"
Cristóbal Díaz Ayala, revista La Canción Popular, Puerto Rico

* " Hernán nos acompañó durante mucho tiempo siempre con sus comentarios atinados, era la Biblia de la música popular. Cuando había una discusión sobre determinada canción, Hernán era la última
palabra sobre el autor, quienes habían grabado y hacía una breve historia de cada canción
Alberto Velázquez Martínez,"El Colombiano", Medellín

* " cuando Pedro vargas estuvo en su casa hace unos quince años se quedó descrestado al encontrar
allí copias antiquísimas de sus canciones y conciertos que ni él mismo sabía que existían"
Adriana Vega, "El Tiempo", Bogotá

*" Definitivamente Hernán Restrepo era un todero, hábil y ameno, en los campos en que incursionó:
periodista, locutor, comentarista, critico, publicista, escritor, director artístico, conferencista
y extraordinario coleccionistas de discos y libros"
Oscar Peláez Jaramillo, "El Cancionero del Recuerdo", Medellín

* "Para mí el concepto sobre Hernán Restrepo se conjuga en uno solo: un excelente amigo y como
coleccionista los respetaba infinitamente, porque la colección que dejó es una de las más grande
que hay en Colombia"
Carlos Pinto, coleccionista,"Vanguardia Liberal", Bucaramanga

*"Fue el más grande conocedor de la música no sólo en Colombia sino en Latinoamérica y fue, además, muy respetado por otros expertos en la materia"
Carlos E. Serna, periodista de El Colombiano, Medellín

* " el más grande conocedor de la música popular latinoamericana por ser investigador director de
sus compositores cantantes, arreglistas y todo lo que tenía que ver con el éxito musical"
Juan de Dios Flórez, coleccionista, "Vanguardia Liberal", Bucaramanga

* " su colección de discos era insuperable, cuando se le preguntaba en su casa -refugio de
saudades- por alguna melodía extraía de su discoteca las distintas versiones con que contaba. Y
cuando se le requería sobre tal o cual autor de determinada letra, respondía con lujo de detalles,
asombrando al interlocutor temerario. Así era Hernán, un sabio en la materia"
"Ecos y comentarios", periódico "El Colombiano"

LO MAXIMO EN MUSICA ANTAÑONA - Vol. 30
Preludio
Medellín - Colombia
1992
01. Juan Arvizu - AY COMPADRE SUFRO MUCHO - canción - Armando Cornejo
02. Margarita Cueto y José Moriche - INVOCACION - barcarola - José Tomás Nieto
03. Guty Cárdenas y Adolfo Utrera - MORENA MIA - canción -
04. Nicasio Safadi y Enrique Ibáñez Mora (Dúo Ecuador) - LA CANCION DEL OLVIDO - pasillo - Cesar  Maquilón, O. Nicasio, E. Safadi
05. Juan Pulido - LOS OJAZOS DE MI NEGRA - zamba - Alfredo Perrotti
06. Orquesta Madriguera - NOCHE DE LAGRIMAS - habanera - Cristóbal Ojeda
07. José Moriche - BESOS FRIOS - couplet - R. Llurba, M. Romero
08. Alfonso Ortiz Tirado con la estudiantina de los Hermanos Hernandez - TE QUIERO - bolero - Agustín Lara
09. Margarita Cueto y Carlos Mejía - VENTANITA MORADA - Joaquín Pardavé
10. Eduardo Brito y Sra. - COMO ME BESABAS TU - criolla - J. D. Carón
11. Sarita Herrera y Alejandro Giraldo - AMEMONOS AHORA - pasillo - D. R. A.
12. Juan Arvizu con dos guitarras - AQUELLOS OJOS VERDES - bolero - Adolfo Utrera, Nilo Meléndez
13. Lydia Mendoza - CANTA GUITARRA - pasodoble - M. Bolaños, A. Jofré, A. Ortíz de Villajos
14. Alejandro Giraldo y Miguel Cáceres - BAJO LA FRONDA - pasillo - Sonia Dimitrowna
15. Federico M. Flores - OJOS VERDES - bambuco yucateco - Belisario de Jesús García
16. Gemelos colombianos (Sarita Herrera y Alejandro Giraldo) con Emilio Ortiz y su conjunto de mandolinas y guitarra - NUNCA TE OLVIDO - pasillo - Cuevas Celli
Descargar

Aporte de Maximino Toñánez enviado por César Fabio Tabares Hernández

LO MAXIMO EN MUSICA ANTAÑONA - Vol. 29

LO MAXIMO EN MUSICA ANTAÑONA - Vol. 29

El miércoles 11 de noviembre de 1992 se cumple el primer aniversario del trágico fallecimiento de Hernán Restrepo Duque, considerado en justicia como la primera autoridad musical de América latina.
Había nacido el 6 de junio de 1927 en la carrera Girardot con calle Caracas, frente al antiguo Circo España de la ciudad de Medellín.
Su padre, violista de profesión, ya retirado de la música popular a la que cogió odio, dirigió en la estación de Camilocé la Cooperativa de Trabajadores del Ferrocarril de Antioquía.
El joven Hernán adelantó estudios en el colegio de los jesuitas y en el de San José. Además realizó curso de mecánica. Precisamente ejerció este oficio en los talleres de Bello, donde reparaba locomotoras y de allí se retiró para estudiar y practicar como delineante de arquitectura.
Por esa época ya había nacido su afición por la música y es famoso a la anécdota cuando en 1943 vino sin ser anunciado el tenor Juan Arvizu para actuar en La Voz de Antioquía. Hernán se las ingenió para llevar el maletín del famoso cantante y poder presenciar sus apoteósicas actuaciones, suceso inolvidable en la capital antioqueña.
Más tarde hace contactos con personas vinculadas a prensa y radio y logra ingresar al vespertino El Diario como cronista de farándula para compartir labores con "el chinche" Alberto Yepes y pasa a ser el primer periodista del ramo ante el retiro de Camilo Correa, quien había fundado la revista Micro en 1940.
He llamado por Caracol para realizar Radiolente en 1952 y logra la colaboración de dos grandes del continente: el chileno Raúl Matas y el mexicano Raúl Cervantes Ayala, para convertirse en el primer comentarista de discos. Igualmente se vincula a Sonolux como jefe de propaganda primero y director artístico después.
A fines de la década del 80 tratamos a Restrepo Duque por primera vez pues colabora vamos en medios similares -prensa radio y discos- y pudimos conocer más ampliamente su ascendente trayectoria en el mundo artístico. Pasa a dirigir la RCA Víctor colombiana y hace famosas sus crónicas por Radiolente en los seminarios Pantalla y Proyección y en los rotativos El Diario, El Correo, El Espectador, El Mundo y El Colombiano. Es corresponsal de revistas españolas y americanas y comenta con gran conocimiento los sucesos de la fiesta brava en nuestro medio con su compadre Ramón Ospina.
Como ejecutivo disquero tuvo oportunidad de lanzar y promocionar a muchos artistas nacionales y extranjeros, entre ellos, Alberto Granados, Victor Hugo Ayala, Lucho Ramírez, Uriel Mejía, Billy Bedoya, Alfonso Restrepo, y Jaime Llano Gonzales. Y entre las mujeres recibieron su estímulo Dione Restrepo, Lita Nelson, Helena vargas, Amparito Jiménez, María Eugenia, etc. Fue de antología la creación de la serie "Aquellas Canciones" en la RCA con grandes artistas del pasado.
Y nuestra música vivió su mejor momento con la programación del mejor repertorio de los duetos de Obdulio y Julián Espinosa y Bedoya, de Antaño, Garzón y Collazo, los Tolimenses, Hermanos Martínez, Gómez y Villegas, Luciano y Conchalon, para no citar si no algunos.
Adelantó serios estudios sobre la música colombiana, el bolero, el tango, la mexicana, etc. Escribió libros que hoy son de consulta obligada y cientos de notas en las contra carátulas de los discos, dictó conferencia por doquier, corrigió la obra de Jorge Añez "Canciones y Recuerdos", hizo el mejor programa documentado sobre música popular en la emisora de la Cámara de Comercio y dejó inédito el libro "Lo que cuentan los boleros" lanzado en este aniversario por Jaime Rico Salazar y que ayudamos a corregir con Ofelia Peláez.
Definitivamente Hernán Restrepo era un todero, hábil y ameno, en los campos en que incursionó: periodista, locutor, comentarista, critico, publicista, escritor, director artístico, conferencista y extraordinario coleccionistas de discos y libros. Por ello creemos que no dejó sucesores a pesar de la cálida y seriedad de las ilustres personalidades que divulgar la música en el continente. Dudo y dejó enemigos y detractores pero ninguno lo supera en conocimientos artísticos, musicales y discográfico.
Por ello vale la pena resaltar el esfuerzo realizado por algunas personas amigas de Hernán que se unieron para rendirle un sonoro homenaje con el lanzamiento de este disco de larga duración de la serie " lo máximo en música ANTAÑONA" del sello preludio que él creara y quisiera tanto. Guillermo León Hernández, Ovidio Restrepo, antioqueños y el santardencano Carlos Pinto. Ellos se propusieron incluir canciones nunca publicadas en Colombia. Y a fe que lo consiguieron para satisfacción de los miles de admiradores del ilustre desaparecido.

Notas escritas por Oscar Octavio Peláez Jaramillo

LO MAXIMO EN MUSICA ANTAÑONA - Vol. 29
Preludio
Medellín - Colombia
1992

01. Alcides Briceño y Jorge Añez - DELIRIOS - pasillo - F. Paredes Herrera
02. Gustavo del Castillo y Chalín Cámara - NO QUISIERA ADORARTE - canción - José María Paz
03. Juan Arvizu con orquesta - VENDEDORA DE AMOR - tango - Agustín Lara
04. Ramón Carrasco y Nano Rodrigo con la orquesta Quito - LA TRISTEZA DEL INDIO - sanjuanito - H.  Paredes H.
05. Sarita Herrera y Mercedes Julbe - TRIPLECIOT DE MI VIDA - bambuco - Alejandro Wills
06. Orquesta Madriguera - PENAS MIAS - sanjuanito - Cristóbal Ojeda
07. Alcides Briceño y Jorge Añez - ISABEL - pasillo - F. Paredes Herrera
08. Juan Pulido con orquesta - LA GAYOLA - tango - R. Tuegols, A. Tagini
09. Ramón Carrasco y Nano Rodrigo con la orquesta Quito - VA CAYENDO - yaraví - Duque B., P. Herrera
10. Juan Arvizu con orquesta - MUJER INGRATA - tango - Emilio de Uranga
11. Margarita Cueto y Carlos Mejía - NEGRITA FLOR DE CANELA - canción - D. R. A.
12. Orquesta Típica Incaica - VIRGENES DEL SOL - fox trot incaico - Bravo del Campo
Descargar

Aporte de Maximino Toñánez enviado por César Fabio Tabares Hernández

LO MAXIMO EN MUSICA ANTAÑONA - Vol. 28

LO MAXIMO EN MUSICA ANTAÑONA - Vol. 28

"Si quieres que te amén, viaja o muere". Parecería como si Hernán Restrepo Duque hubiese tomado para sí esa sentencia profunda y desgarradora del poeta y la hubiese puesto en acción de un solo tajo.
Porque Hernán Restrepo Duque viajo con la rapidez de un relámpago. Sin despedirse. Pero no murió. Porque ahí sigue su recuerdo. Al pie de los innúmeros discos que él "descubrió" a través de sus viajes permanentes por el mundo apasionante y apasionado de la música, como un nuevo Colón redivivo.
Errabundo de las emociones, trasegó además por los confines de nuestra América, de un extremo a otro, siempre en su búsqueda incesante de artistas y canciones que habían ingresado, al parecer, al mundo el olvido.
Pero él, con la sabiduría que fue como un patrimonio suyo en el mar sonoro de los discos, los rescató, los revivió y los volvió a hacer vigentes para deleite de los que tienen corazón.
Este disco que nos entrega el sello Preludio, por imperativo mandato de la nostalgia y por obediente sapiencia de su orientador y hoy capitán, Manlio Bedoya, no es para todos. Es, sí, para miles y miles de privilegiados que por fortuna sienten y saborean lo que son las canciones del ayer, que por su intrínseco Valor romántico se prolongan y perviven en el tiempo. Su vigencia es cada vez más sólida porque la belleza -y esta sí que es auténtica belleza- cuando es escasa, y cada una de estas melodías tiene la validez de un tesoro escondido, adquiere mayor significado y se ahonda más y más en el alma de las gentes y de los pueblos. Este volumen 28 de LO MAXIMO EN MUSICA ANTAÑONA de Preludio es una especie de riqueza musical esperada desde siempre.
Díganlo, si no, melodías como "Déjame Vivir en Paz" y "Cantinero Estoy Llorando" por Pedro Sánchez y su conjunto, al dúo, que trae hálito montañero con sabor a bohemia; "Madre" de Azucena Maizani, un homenaje a todas las madres del mundo hecho canción; "Mañanirtas a la Virgen" y "Las Adelitas" con las Hermanas Padilla y el Mariachi Vargas, cuyo estilo es una invitación al retorno del ayer campirano; "Mañana Partiré" y "No Quiero que te Vayas", en las voces y guitarras de los Hermanos Marín, remembranza de lo que se fue, hecho emoción; "Tan Mia y Tan Ajena", con Escudero y Plasencia, dos voces nacidas para arrullar con ternura la melancolía; "Juan Sin Alma" tema que la garganta de la inmortal Pilar Arcos recoge todo los sentires de toda las almas; "El Borrachito" con Gaitán y Cantú que hacen reminiscencias de lo que fue y sigue siendo; "Quien Dijo Amor Dijo Traición", una verdad amargada en la voz dulce de Marta de los Ríos y por último "La Palomita" una canción de los años 30 que en las voces melancólicas de Marina y Sarandi funde el ayer lejano con el hoy doloroso.
Nos entregan así todos estos artistas unidos, en un solo LP, un manojo de sentimientos, cada uno con una distinta dimension emocional.
Un hermoso motivo para que apasentando recuerdos a ladera de la nostalgia pasemos, ustedes y nosotros, emocionantes veladas familiares o ardidas noches de bohemia con amigos fraternales a quienes une un mismo sentimiento: la evocación. La evocación de tantas cosas y de tantos seres que quisimos tanto.
Notas: Federico Montoya Mejía


LO MAXIMO EN MUSICA ANTAÑONA - Vol. 28
Editorial Preludio
Medellín - Colombia
1991

01. Pedro Sánchez y su conjunto - DEJAME VIVIR EN PAZ
02. Azucena Maizani con conjunto típico - MADRE
03. Las Hermanas Padilla - MAÑANITAS A LA VIRGEN
04. Pedro Sánchez y su conjunto -CANTINERO ESTOY LLORANDO
05. Los Hermanos Marin con guitarras - MAÑANA PARTIRE
06. Los Hermanos Marin con guitarras - NO QUIERO QUE TE VAYAS
07. Escudero y Plasencia con guitarras - TAN MIA Y TAN AJENA
08. Pilar Arcos con la orquesta de Enrique Madriguera - JUAN SIN ALMA
09. Gaitán y Cantú con orquesta - EL BORRACHITO
10. Martha de los Ríos con guitarras - QUIEN DIJO AMOR DIJO TRAICION
11. Las Hermanas Padilla - LAS ADELITAS
12. Marina y Sarandi con piano y guitarras - LA PALOMITA

Descargar

Aporte de Maximino Toñánez enviado por César Fabio Tabares Hernández

LO MAXIMO EN MUSICA ANTAÑONA - Vol. 27

LO MAXIMO EN MUSICA ANTAÑONA - Vol. 27

Una serie de circunstancias que no vienen al caso había demorado la publicación de este volumen de la clásica serie de Producciones Preludio, LA MUSICA ANTAÑONA, en donde venimos recogiendo expresiones populares de todo el continente americano, pero especialmente aquellas canciones acogidas frenéticamente por el pueblo, que por años se han compenetrado con su gusto musical, pero hasta donde es posible en sus versiones primigenias puesto que muchas han tenido un amplísimo recorrido y muchas veces fueron registradas fonográficamente.
De nuevo traemos versiones muy solicitadas de ese dueto excepcional que hicieron el panameño Alcides Briceño y el bogotano Jorge Añez, a quienes les encargaban melodías de todos los países y de los géneros más disímiles, y todo lo cantaron con gusto y emoción.
Presentamos al trío Borinquen que fue una de las primeras aventuras fonográficas de Rafael Hernández, su director, y que para efectos de la música Dominicana cambiaban su denominación por trío Quisqueya. Por cierto que es dominicana de un autor de excelsa tradición en ese país el tema Ansias Locas, que equivocadamente se anuncia con frecuencia como colombiano.
Dos duetos mixtos de aquellos que hicieron historia en la década del 30 y 40 se hacen presentes con sendos temas que nunca antes habían sido incluidos en disco de larga duración, auténticas joyas para los coleccionistas. Luis Alvarez acompaña a la Cueto y nada tiene que envidiar este tema a Sombras y otros que hicieron la fama de esta pareja. Luis Alvarez vive en Los Angeles y va a gozar de lo lindo escuchándose de nuevo. Blanca Ascensio, la compañera de Mejía, murió muy joven en 1934 o 1935 y fue parte de aquel célebre trío mexicano de Garnica Ascensio.
Están Valente y Cáceres, naturalmente, con otro de esos números que solemos rescatar de un repertorio aodorado por los coleccionistas. De histórica resonancia fueron también el peruano Juan Ernesto Peronet y el ecuatoriano Carlos Izurieta y poco conocido y casi inhallable su versión de Dolores. Y poco sabemos de Velázquez y Pichardo como no sea que su primera voz, Manuel Velázquez fue un peruano que canto y grabó el repertorio gardeliano en los últimos años. En cuanto a Los Trovadores Tamaulipecos vuelven a Preludio con Barcelata y otro de sus tangos " a los mexicanos".
Aunque, como las de Álvarez y Cueto y Mejía y Ascensio, el Cuatro Preguntas de Moriche y Patiño lo hubiéramos querido en uno de la serie Nostalgias Musicales, hemos cedido a la presión de nuestros amigos. Este disco parece que fue el que recogió el segundo registro del clásico bambuco. El primero lo hicieron en sistema acústico Wills y Escobar en 1918, éste fue grabado exactamente el 4 de noviembre de 1927 y cinco días después hacían el Cuatro Respuestas, según los papeles que logró localizar Leonel Villegas, ya con sistema eléctrico, si bien se siguió anunciando como acústico por muchos años debido a circunstancias comerciales.
Finalmente destacamos la presencia de dos voces totalmente diferentes pero que gustan a amplios sectores de amigos de la música de antaño: el barítono Juan Pulido con un célebre pasillo ecuatoriano y el gran compositor colombiano José Barros haciendo una de sus clásicas páginas románticas que en su momento fueron resonante éxito en toda las cantinas del país y fueron forjando su leyenda.
Es un recorrido por viejos caminos musicales integrarse a esta selección que con seguridad emocional al Pisco González y a los vendedores de Las Flechas de Oro, y complacerá a los esposos Escobar Vélez los de El Rincón de Antaño, el amable tertuliadero del barrio Belén de Medellín, y a Armando Villamizar, y a la Esquinita de Pinto en Bucaramanga donde compartirá emociones con la Ronca de Plata y en Caldas donde "El Kaiser" Guillermo L. Hernández. Todo un monumento al romanticismo musical.
Hernán Restrepo Duque

Nota Especialísima
La carátula de este disco, que evoca el Medellín de principios de siglo, y el Parque de Berrío de entonces es una obra pictórica de César Rendón Visco, artista antioqueño que además de pintor es un acucioso coleccionista y destacó en su momento como intérprete.


LO MAXIMO EN MUSICA ANTAÑONA - Vol. 27
Editorial Preludio
Medellín - Colombia
1986
01. Alcides Briceño y Jorge Añez - OJOS NEGROS (Dos Negros Fascinerosos) - Gonzalo Fernández
02. Trío Borinquen (Alfonso Mesa, Salvador Ithiers con la Guitarra de Rafael Hernández - ANSIAS LOCAS - M. Troncoso
03. Velásquez y Pichardo - LA TRISTEZA ESTA EN MI - M. Coello N. F. Paredes Herrera
04. Juan Pulido - ESCUCHA - F. Paredes Herrera
05. Margarita Cueto y Luis Alvarez - VIENTO, CIELO Y MAR - F. Paredes Herrera
06. José Barros y su conjunto - FALSO JURAMENTO - José Barros
07. Blanca Asencio y Carlos Mejía - CAMINITO DE LA SIERRA - Manuel Iglesias, Joaquín Pardiné
08. Alcides Briceño y Jorge Añez con la orquesta Columbia - PESIMISMO - Guillermo Bustamante, F. Paredes Herrera
09. Los Trovadores Tamaulipecos - FLOR DE FUEGO - Lorenzo Barcelata
10. José Moriche y Arturo Patiño - CUATRO PREGUNTAS - Eduardo López, Pedro Morales P.
11. Juan Ernesto Peronet y Carlos Izurieta - DOLORES - D. P.
12. Luis Valente y Miguel Cáceres - TU ERES LA INGRATA - Montbrun Ocampo, Videla Flores
Descargar

Aporte de Maximino Toñanez enviado por César Fabio Tabares Hernández 

LO MAXIMO EN MUSICA ANTAÑONA - Vol. 26

LO MAXIMO EN MUSICA ANTAÑONA - Vol. 26

El común denominador de estos discos de la " MUSICA ANTAÑONA" de Producciones Preludio es la edad y el interés histórico que tienen estas grabaciones para conocer el desarrollo de la música popular de América. Y lo tienen todas y cada una de estas grabaciones que nos sirven además para informar de la desaparición de algunos de sus intérpretes en época relativamente reciente. Pero sobre todo para rendir homenaje a la memoria de Jorge Antonio Restrepo Monsalve, el muchacho que fuera administrador de estas empresas, sacrificado, traidora e inútilmente, de un Medellín de oscuras sorpresas y voluminosas infamias, el 1 de febrero de 1988, cuando apenas comenzábamos a forjar este 26 volumen de una serie que él estaba aprendiendo a querer entrañablemente.
El 3 de mar zo fallece de un infarto Agustín Magaldi, el único hijo de quien fuera una de las grandes voces del cancionero de América. Desde los 12 o 13 años cantaban en un 1945 de históricas resonancias, por lo cual iba por los encuentra y cinco de edad pese a que oficialmente se delatan mucho menos. Dos números que nos cediera durante uno de sus triunfales viajes a Colombia, e intensamente solicitado por sus admiradores, han sido incluidos aquí.
También a causa del traicionero corazón murió en Lima Jorge Stambury Escudero. El 1 de agostó de 1987, cuando nos había escrito o felicitando nos por la presentación de ese disco extenso de la serie PRELUDIO en donde recordamos sus éxitos. Canta, con Sebastián Torres, un vals de Lepera y Gardel que "El Morocho" no alcanzó a llevar al disco y que en una de sus películas canta en tono humorístico y un cachullani del ecuatoriano Paredes Herrera que tiene letra del poeta medellinense Augusto Duque Bernal. En el primero lo acompaña Sebastián Torres y en el otro Perla Violeta Amado siendo dirigido en ambos por Terig Tucci.
Logramos localizar en la grabación de 1926 de "Flores de Mayo" el bambúco de Palmerín que ha sido incorporado al cancionero colombiano por error de los mismos intérpretes, Briceño y Añez, que lo llevaron al disco por primera vez en 1924. Es un tributo a México, a Mérida, a Yucatán, que debemos a Pablo Dueñas, Jorge Miranda, Gastón Martínez, que tanto están haciendo en México por la canción de América. Y recordamos tres grandes créditos argentinos: Antonio Tormo, tan querido huésped de estas antañonas, con una página peruano para corresponder al argentinismo de Escudero. Ignacio Corsini que canta a dúo con su hijo un distinguido médico que prolonga la memoría de su querido progenitor, y el dueto de Acosta Villafañe en un tema nunca antes aparecido en micro surco. Juan Pulido para quien sobran elogios y evocaciones trae un pasillo, olvidado el mismo Ecuador de un tal Mario Jaramillo J. de quien no poseemos datos de ninguna especie. Luis Valente y Miguel Cáceres, el dúo que podríamos llamar "misterioso" por las leyendas que sean creado a su alrededor, en uno de esos temas que pasaron sin autor conocido. Y finalmente, uno de los más notables barítonos portorriqueños, Arturo Cortés, interpreta con la Orquesta Columbia de Salón un pasillo de Nicasio Safadi, olvidado el mismísimo Ecuador. A Cortés, por su versatilidad y la feliz incursión que hizo en los cancioneros peruano y ecuatoriano han llegado a situarlo como nativo del Perú. Gelberto Mamery nos sacó del error y nos contó cómo su voz es una de las que honra precisamente el cancionero portorriqueño.
Ya lo saben, pues, tienen todo un tesoro musical en la mano. Discos que habiendo circulado en aquellas pastas de 78 rpm, desaparecieron y ahora vuelven triunfales para que la nostalgia vibre y el corazón lata emocionado cuando resuenan con voces antañonas queridas y admiradas. A Carlos E. Serna, a Guillermo León Hernández, a Mario Escobar Vélez y a su esposa Lucía las del "Rincón de Antaño" del Belén antioqueño.
A los coleccionistas de Lima y de México debemos esta posibilidad que nos honra y dentro de nuestra acongojada nos alegra.
Hernán Restrepo Duque


LO MAXIMO EN MUSICA ANTAÑONA - Vol. 26
Preludio Medellín - Colombia
1988

01. Agustín Magaldi (h) - EL LADRON - A. Cosentino, J. M. Pombo
02. Jorge Escudero y Sebastián Torres (guitarras de Frances y Moya) - JURAR EN VANO - A. Lepera, C. Gardel
03. José Bohr con la orquesta de Carlos Molina - POTRO QUE ME AFLOJA EL LOMO - José Bohr
04. Alcides Briceño y Jorge Añez con la orquesta Vigil y Robles - FLORES DE MAYO - L. Rosado Vega, R. Palmerín
05. Antonio Tormo y sus guitarras - EL ESPEJO DE MI VIDA - Felipe Pinglo A.
06. Ignacio Corsini a dúo con su hijo - HUELLA HUELLA - Flores, Tagle Lara
07. Juan Pulido - LAGRIMAS DE ORO - M. Jaramillo
08. Luis Valente y Miguel Cáceres - PLEGARIA - Esmeragdo Díaz
09. Arturo Cortes - VEN - J. C. Llaguno, Nicasio Safadi
10. Perla Violeta Amado y Jorge Escudero con la orquesta de Terig Tucci - LLORA CORAZON - A. Duque Bernal, Paredes Herrera
11. Agustín Magaldi (h) - EL HUERFANO Y EL SEPULTURERO - A. Cosentino, J. M. Pombo
12. Dúo Acosta Villafañe - YUYITOS DEL CAMPO - Manuel Acosta Villafañe
Descargar

Aporte de Maximino Toñánez enviado por César Fabio Tabares Hernández

LO MAXIMO EN MUSICA ANTAÑONA - Vol. 25

LO MAXIMO EN MUSICA ANTAÑONA - Vol. 25

Se han recogido en estos discos de "MUSICA ANTAÑONA", cuyo volumen número 25 estamos entregando a  ustedes, música de muy diversos géneros pero con un común denominador: ha llegado el corazón campesino, ha vivido el ambiente y delicioso, tristóngo tal vez a ratos, siempre nostálgico y evocativo, de las fondas veredales y permanece en el corazón de las gentes, metida allá muy dentro quizás, confundiéndose a ratos con el olvido pero con una extraña vigencia.
Para lograr los hemos contado con la colaboración de importantes coleccionistas americanos y el consejo para su selección de investigadores y amigos y saben mucho de estas cosas. Muchísimo.
De los colombianos debemos mencionar a Carlos E. Serna, Guillermo León Hernández, Gustavo Escobar Vélez y su hermano, Mario Escobar Vélez quien con su esposa Lucía oficial en aras de una especie de religión musical en el Rincón de Antaño del barrio de Belén. Nos han aconsejado y colaborado Jorge Páez, Gustavo Yepes en Bogotá, Néstor Parra en Cali, en Pereira Enrique Buenavides, en Armenia Israel Alvarez, Anserma Augusto Chica. Desde Puerto Rico, Gilbert Mamery y Cristóbal Díaz Ayala no nos han escrito enviándonos o contándonos cosas. El General Liza Fontenier nos ha sido muy útil desde Lima.
Y es así como podemos presentarles una selección que no dudamos en calificar de sensacional. Viene una versión casi desconocida del pasillo "Desde que te marchaste" que compuso un borinqueño, Guillermo Venegas Lloveras, de quien nos cuentan que no gusta ya que esta vieja melodía incorporada al folclore colombiano e interpretada por Jorge Escudero, una de las figuras más apasionantes de los viejo cantos, nacido en Perú pero residenciado en Venezuela.
Dos de los temas estupendos que cantaron Briceño y Añez, panameño y bogotano respectivamente, con el aire purísimo del bambúco colombiano.
Alicia Vera colaboraba con el folclorista Ismael Moreno en triunfales audiciones de radio del Buenos Aires de los cuarenta que vivió también el surgimiento triunfal de otro sanjuanino, Antonio Tormo, cuyo acompañamiento esta vez podemos identificar de inmediato con el Conjunto América del autor de uno de sus numeros.
Hallamos de nuevo las milagrosas voces del dueto por excelencia de la Argentina de los veintes, Magaldi y Noda, Agustín y Pedro, figuras gigantescas de la canción de América. Ecuador no colabora con otro ser legendario, Luis Alberto "Potolo" Valencia, el de Benitez y Valencia, muerto en olor de pasillo y de música popular y con el grupo de los Troveros Criollos con quienes colaboraban las Hermanitas Moncayo, Héctor Haro y otros célebres cancioneros y guitarristas del Quito de 1940 y de Radio El Prado de Riobamba. Desde Yucatán nos llega la voz de Octavio Mas Montes, uno de esos trovadores que la misma Mérida olvidó pero que con "Estatua de Mármol" programada en el número de 24 de ANTAÑONA y que apareció en discos de 78 acoplada precisamente con "Soñadora" se incrustó para siempre en el cancionero de nuestro pueblo.
Raúl Izquierdo es venezolano y poco hemos podido averiguar sobre quién indiscutiblemente tuvo una de las voces más bellas de su generación -la de Tito Coral, Ramón Carrasco y Lorenzo Herrera- y dejó unos pocos pero excelentes discos. De Valente y Cáceres ya hemos dicho bastante en otras oportunidades pero vale la pena recordar que fueron eventualmente "trío" si bien el tercero -Antonio Frances o Irizarry- si vio solo como acompañante de guitarras. El "Plenilunio" programado en este álbum parece que fue de uno de sus primeros discos y data por lo tanto de 1936. Mientras que Ospina y Peláez son el símbolo cancionero del viejo Caldas y resonaron sus voces en una bohemia pereirana que no los olvida pero que nada aporta a su historia como no sea que Ospina murió muy joven causando la disolución del dueto, aunque parece que Peláez busco otro "Ospina" para grabaciones posteriores y que luego se suicidó por un tremendo fracaso sentimental.
Finalmente registramos la presencia de una voz de los años cincuenta sobre la en que no se tienen demasiadas noticias oficiales, pero que es de Medellín, íntimamente vinculado a la bohemia criolla, gran señora de la noche, quien enloqueció con este disco que sóno y resonó en tocadiscos y emisoras con motivo de su aparición allá por 1952, sin que finalmente su intérprete se decidiera por la profesión artística total. Aura Cardozo es todo un símbolo del Medellín nocturno, sí señor. Y si estaba esperando su inclusión en esta recordaciones que, coleccionables, han llegado a constituir un verdadero evangelio de la música popular.
Hernán Restrepo Duque


LO MAXIMO EN MUSICA ANTAÑONA - Vol. 25
Preludio Medellín - Colombia
1986

01. Jorge Escudero - DESDE QUE TE MARCHASTE - G. Venegas Lloveras
02. Alcides Briceño y Jorge Añez - SI YO HUBIERA COMPRENDIDO - Arr. Jorge Añez
03. Virginia Vera - MI CHINA SE FUE - Ismael Moreno
04. Antonio Tormo - MI GRAN DOLOR - E. Tamasi, J.m. de Hoyos
05. Agustín Magaldi y Pedro Noda - SOLCITO MAÑANERO - A. Magaldi, P. Noda
06. Octavio Mas Montes - SOÑADORA - O. Mas Montes
07. Aura Cardozo con Los Tumaqueños - CRUEL DESENGAÑO - L. B. Valencia
08. Alcides Briceño y Jorge Añez - A TU LADO - G. Quevedo Zorzona
09. Antonio Tormo - LA LANCHA DEL AMOR - F. Roldán, P. Noda
10. Luis Valente, Miguel Cáceres y Frances - PLENILUNIO - Sonia Dimitrowna
11. Luis Alberto (El Potolo) Valencia - PENUMBRA - R. Jiménez, C. Portugal
12. Ospina y Peláez - LAGRIMAS DEL ALMA - D. P.
13. Raul Izquierdo - MARIA - Raúl Izquierdo
14. Los Troveros Criollos (Dúo Romero-Mincayo y Trío Rodrigues-Baquero-Mincayo) - MADRECITA SANTA - Alfredo Carpio
Descargar

Aporte de Maximino Toñánez enviado por César Fabio Tabares Hernández

LO MAXIMO EN MUSICA ANTAÑONA - Vol. 24

LO MAXIMO EN MUSICA ANTAÑONA - Vol. 24

Siempre se encuentran sorpresas increíbles en estas cosas antañonas que tanto entusiasmo provocan entre los amantes de esos cantos tristes de los años del fonógrafo que animaron parrandas, enmarcaron romances pueblerinos, de los de vacaciones, que se van al olvido muy pronto como en los versos de Amórtgui y de Barba, y que han quedado como referencia y como disculpa para echarse al tiempo licores sabrosos que invitan a la remembranza amable.
Están, claro está, algunos de los que denominaríamos duetos "clásicos", pareja que identifican casi el género como Valente y Cáceres, de Briceño y Añez, Martínez-Ledesma y Acosta Villafañe. Y otros duetos menos difundidos pero igualmente valiosos, como "Lo sureños" a cuyo rescate discográfico ha ido esta serie de antañonas. Los peruanos Velázquez y Pichardo, cuya primera voz, Manuel velásquez fue también excelente intérprete del tango y grabó mucho como solista.
El de Pelaia y Catán que se formó por allá a los finales de los treinta y lo integraron Carlos Marambio Catán, uno de los primeros cantores de tango y de los más prestigiosos de su época y el guitarrista y compositor Alfredo Pelaia. Era italiano pero se radicó en Mendoza desde muy pequeño y compuso nada menos que "Claveles mendocinos". El él hizo parte de otro binomio célebres como Pelaia-Italo y Serpa-Pelaia. Y de entre los grandes duetos americanos de todos los tiempos hemos de mencionar siempre a Ibáñez-Safadi, quienes hicieron ese tema que hoy recordamos, "Me quedo llorando" el mismo que un avivato de Chile se incorporaría años más tarde con el título de " Mi cruel destino" y que incluimos en un anterior volumen de ANTAÑONA con Los Cerrillanos a su regreso de los Estados Unidos y cuando colaboraban con aquella importante radio El Prado de Riobamba.
Figura cumbre de la música ecuatoriana fue también Luis Alberto Valencia, quien destacó igualmente como intérprete de temas argentinos y que como solista recrea una de las obras fundamentales del cancionero sureño. De Tormo es poco lo que queda por hablar. Fue, es, un gigante del folklore americano y punto. Y lo fueron también Magaldi-Noda, cuya "Oración Campera" regresa por fin en su versión primigenia y auténtica.
Pero además tenemos la presencia de las dos voces femeninas de mayor trascendencia en este tipo de música: Margarita Cueto, quien canta a dúo con Rodolfo Ducal, un cubano que fue de los últimos que le acompañó. Y Perla Violeta Amado esta vez con esa gloria del cancionero venezolano que fue Lorenzo Herrera.
Finalmente complacemos cientos de peticiones con la célebre "Estatua de Mármol" del yucateco Octavio Mas Montes, de quien por muchos años estuvimos sin saber que fue una romántica figura de la bohemia mexicana y yucateca.
Música nostálgica, sabrosona, de la que deleita en el Rincón de Antaño de Belén, en la Fonda Caminito de Caldas, en "Aquí es Augusto" de Anserma, en los programas de Enrique Benavides de Pereira, Diego Cárdenas, "El Ciego de Oro", Gustavo Escobar y Carlos Serna. De la que desemboca recuerdos y añoranzas.
Hernán Restrepo Duque

LO MAXIMO EN MUSICA ANTAÑONA - Vol. 24
Editorial Preludio
Medellín - Colombia
1986

01. Perla Violeta Amado y Lorenzo Herrera con la Orquesta Columbia - JUVENTUD ALEGRE - pasillo - F. Paredes Herrera
02. Antonio Tormo y su conjunto - MERCEDITAS - chamamé - Ramón Sixto Ríos
03. Valente y Cáceres - COMPASION - pasillo - Sonia Dimitrowna
04. Los Sureños con el Conjunto Gran Colombia - ADIOS HERMOSA - pasillo - D. P.
05. Acosta y Villafañe con la orquesta Calchaquí - LA CULPA VOS LA TUVISTE - zamba - M. Acosta
06. Briceño y Añez con la Orquesta Columbia - HORAS DE PASION - pasillo - juan de Dios Peza, Paredes Herrera
07. Enrique Ibáñez mora y Nicasio Safadi (dúo Ecuador) - ME QUEDO LLORANDO - pasillo - Guillermo Valareza, N. Safadi
08. Agustín Magaldi y Pedro Noda - ORACION CAMPERA - zamba - L. Viaplana, G. Zuasti
09. Margarita Cueto y Rodolfo Ducal - CARICIA - pasillo - Gabriela Mistral, Constantino Mendozaa
10. Velásquez y Pichardo - SIEMPRE TE HE DE AMAR - pasillo - F. Paredes Herrera
11. Luis Alberto (El Potolo) Valencia y su conjunto - OJOS VERDES - pasillo - Amado Nervo, José I. Canelos
12. Alfredo Pelaia y Carlos Marambio Catán - MI PRIENDA SOBRE EL BAGUAL - tonada - M. García Quiroga
13. Octavio Mas Montes - ESTATUA DE MARMOL - canción yucateca- O. Más Montes

Descargar

Aporte de Maximino Toñánez enviado por César Fabio Tabares Hernández

LO MAXIMO EN MUSICA ANTAÑONA - Vol. 23

LO MAXIMO EN MUSICA ANTAÑONA - Vol. 23

Otra vez agarramos sendas antiguas del cancionero popular de América. Y nos internamos por tortuosos caminos de herradura e imaginamos las fonditas veredales de Camilocé, en El Pedrero del viejo Amagá, y nos parece que giran interminables y gangosos los discos a 78 r.p.m. que nos traían embrujadas voces, ya incorporadas a la leyenda musical del continente. Alcides Briceño, quien hace poco lo supimos, murió en Miami, en 1963 tras recibir honores del gobierno panameño. Tenía 77 años de edad y se están cumpliendo en este abril del 86 los cien años de su nacimiento en un país que entonces era parte de nuestro. El y su compañero, Jorge Añez, dan vida a un pasillo ambicionado por los coleccionistas.
Y hallamos a un Antonio Tormo juvenil, en pleno suceso, evocando a alguien que tal vez se le parecía un poco: el inmortal Betinoti. Y un curioso tema del que fue de lo ultimo que grabaron Valente y Cáceres, que muy pronto, por incidencias técnicas fue retirado del mercado y que firma nuestra Sonia Dimitrowna. Y a Los Cerrillanos de Chile, el ecuatoriano ciego, y vigente aún, Segundo Bautista.
Ecuatorianos también son los del Dúo Los Sureños de quienes nada más se sabe sino que cantaban lindo, y el inolvidable "Putolo", Luis Alberto Valencia, primera voz por muchos años del gran binomio de Benítez y Valencia. Y ecuatoriano es también "Me volverás a ver", el tema qué cantan la guatemalteca Perla Violeta Amado y el peruano Escudero, uno de esos dúos que siempre estamos esperando con sorpresas. México nos entrega un sensacional tango de Lorenzo Barcelata por su grupo de Los Trovadores Tamaulipecos y una canción de Octavio Mas Montes, un trovador yucateco que su país olvidó y que, sin embargo, tuvo gran importancia en su tiempo.
La Argentina aporta también una de esas sensacionales rarezas de Gómez y Vila, aquel gigantesco dueto de la década del 30. Un vals delicioso de Carlos Dante y Pedro Noda, que se constituyeron en dúo poco después de la desaparición del dueto Magaldi-Noda, pareja que grabó muy poco. Y una canción del compositor antioqueño Eduardo Murillo recreada por el célebre conjunto de José María de Hoyos y de su esposa, Elvirita Tamasi.
Son todos temas curiosos para quienes siguen esta colección histórica de Producciones Preludio, que es posible con la colaboración de entusiastas de la clase de Guillermo León Hernández, Gustavo Escobar Vélez, Augusto Chica, Enrique Benavides, campeón de lo antañón en ese Pereira que produjo alguna noche bohemia al dueto de "El Caballero Gaucho" Luis Ramírez, y el "Pampero" Bernardo Saldarriaga, verdadera joya de la llamada " música de carrilera", Mauro Osorio, Israel Alvarez, Diego Cárdenas y muchos otros que en Colombia y en el exterior nos prestan su colaboración.
Hernán Restrepo Duque


LO MAXIMO EN MUSICA ANTAÑONA - Vol. 23
Preludio Medellín - Colombia
1986

01. Alcides Briceño y Jorge Añez con la Orquesta Columbia - CORAZON - pasillo - Paredes Herrera
02. Antonio Tormo - TU DIAGNOSTICO - vals - José Betinoti
03. Luis Valente y Miguel Cáceres - TIERRA MIA - sanjuanito - Sonia Dimitrowna
04. Los Cerrillanos con acordeón y guitarras - SOMBRAS DE AMOR - vals - Luis A. Astorga
05. Segundo Bautista a dúo con el mismo - SENDERO DEL DOLOR - pasillo - D. P.
06. Los Trovadores Tamaulipecos - GUITARRA MIA - tango - Lorenzo Barcelata
07. Octavio Mas Montes - MIS TRISTEZAS - canción yucateca - Octavio Mas Montes
08. Alberto Gómez y Tito Vila - OJOS DE TUCUMANA - zamba - Ricardo Dunkler
09. Dueto los Sureños con el conjunto Gran Colombia - SEPARACION - pasillo - D. P.
10. Perla Violeta Amado y Jorge Escudero - ME VOLVERAS A VER - sanjuanito - D. P.
11. Carlos Dante y Pedro Noda - EL PRIMER BESO - vals - Dante, Noda, Gagliardi
12. Luis Alberto Ramírez y Bernardo Saldarriaga - ETERNA DUDA - pasillo - G. Nanceno
13. Luis Alberto (El Potolo) Valencia - ORACION GAUCHA - vals - Homero Manzi
14. Elvira Tamasi con José Ma. de Hoyos y su conjunto América - SERAS FELIZ - vals - E. Murillo
Descargar

Aporte de Maximino Toñánez enviado por César Fabio Tabares Hernández

LO MAXIMO EN MUSICA ANTAÑONA - Vol. 22

LO MAXIMO EN MUSICA ANTAÑONA - Vol. 22

Se trata de una recopilación de viejos cantares campesinos y de uno de aquellos pasillos lentos, sentimentales, que la célebre Orquesta Internacional puso en órbita hace más de medio siglo. De esos temas que recogían los " paqueteros" en pesadotes platos a 78 r.p.m., y dejaban antes que nada en la fondita de la estación del ferrocarril, el medio de transporte que lo conducía por entre rieles y montañas a lo lejano poblados, dando origen al término " de carrilera" con el cual se denominó este tipo de música.
Son reproducciones de discos que tuvieron su popularidad, que resonaron triunfales y que cayeron luego en un olvido ignominioso, rescatandolos nosotros para estos discos de larga duración que destinamos a despertar nostalgias y a celebrar añoranzas y emociones viejas.
Dos de las voces femeninas que más impacto han causado entre nosotros regresan triunfales con dos rarezas fonográficas. Lydia Mendoza, la celebérrima " Alondra de la Frontera", un artista eminente que llegó a ser el ídolo máximo de su región y a constituirse en algo así como el símbolo de una época y de una modalidad musical, luego de haber cantado en las calles y vereda con su padre, su madre y sus hermanas. En los años, cuando a los chicanos le decían "pochos" y en la frontera de México y los Estados Unidos se cultivaban un estilo musical muy característico y gustoso que nos trajeron esos discos que la gente compraba con avidez. Y Elvira Tamasi, quien junto con su esposo, el gran músico y cantor José María de Hoyos hizo suceso impresionante con aquel Conjunto América, cantando está vez con la agrupación musical que Hoyos fundó poco antes de su fallecimiento.
Los duetos y conjuntos fueron notables en la radio, la escena y los discos de los años de antes, y tienen historial lujoso.
Agustín Magaldi y Pedro Noda integran un dueto que hizo historia y lleno con triunfales actividades una vasta época de cantar argentino desde su conformación, el de Mayo de 1925, fecha de su primera grabación, hasta finales de 1935. Dos lustros de intensa a interesante labor fonográfica y personal. Magaldi se lanzó luego como solista y le pedí del corel le denomina gardel vega en las redes         la alegría es decir ya se sabe lo que llegó a significar. Este "Lamento Gaucho" casi desconocido data de 1933 aproximadamente.
Poco sabemos de "Los Sureños" que posiblemente fueron lojanos, por el estilo de su música y que, posiblemente también, brillaron con la generación felicísima que tuvo Quito por los años 30 y que produjo también el dueto de Villavicencio y Páez. Perla Violeta Amado era de Guatemala y del Perú Jorge Escudero quien le acompaña en otra página ecuatoriana, la " Zamba Regional" de Cuenca y canta a dúo con Plasencia. Manuel Acosta Villafañe hizo los primeros duetos con su hermano Carlos haya ambos destacaron en la investigación y promoción del folklore de su tierra catamarqueña en Buenos Aires en donde fueron figuras gratísimas. Y Gustavo y Ramón Carrasco se dejan oír en la mejor de su grabaciones, de origen ecuatoriano pero acompañados por otro valor venezolano como ellos, el "negro" Boada. Y de Chile era Víctor M. Acosta, parte de un elenco de lujo en donde no podían faltar los legendarios Valente y Cáceres, esta vez servidos por un acompañamiento orquestal a cargo de un colombiano, Ladislao Orozco, cantor también a su vez y parte del dueto de Orozco y Cáceres, siendo el segundo el mismo Miguel del primero.
Se cubren pues muchas gamas diferentes de esta música ANTAÑONA, nostalgiosa, que evoca tantos años y épocas maravillosas.
La labor de coleccionistas importantes, de estudiosos de todo el continente, hacer posible estas recolecciones. El Profesor Hugo Delgado Cepeda, en Guayaquil, apoyado por el talentoso Carlos Armando Romero Rodas, el de la radio Cristal, Horacio Parisi, en Lima, Carlos Puente y Horacio Loriente en Buenos Aires y en Montevideo respectivamente.
Héctor Pablo Gustalum Martínez, en Chulavista, cerca del populoso San Diego en la lejana California, Pablo Dueñas y Jorge Miranda, con todo un Museo de Culturas Populares a su servicio, Rodolfo Ramírez es Costa Rica son colaboradores que unen sus esfuerzos a los que en Colombia realizan, entre otros, Guillermo León Hernández, Gustavo Escobar Vélez, Néstor Parra, Héctor Giraldo, Jorge Páez, Gildardo Hernández y otros, para ir rescatando esta música que desentierra vivencias, que prolonga emociones y que se está constituyendo en un auténtico patrimonio documental para que no mueran nombres y voces que llegaron a ser tan queridos y a definir tantas cosas en el sentir popular.
Hernán Restrepo Duque

LO MAXIMO EN MUSICA ANTAÑONA - Vol. 22
Preludio
Medellín Colombia
1985

01. Agustín Magaldi y Pedro Noda - LAMENTO GAUCHO - J. F. Pagano, J. Navarro
02. Dúo Los Sureños con el conjunto Gran Colombia - AMOR INFIEL - Hugo Gómez, Daniel Armijos C.
03. Lydia Mendoza y su guitarra - ROSARIO - J. M. Dada
04. Dueto Villavicencio y Páez - OYE EL SOLLOZO - D. P.
05. Perla Violeta Amado y Jorge Escudero - ZAMBA REGIONAL - D. P.
06. Dueto Acosta-Villafañe - AMOR VIEJO VALE MAS - Manuel Acosta Villafañe
07. Ernesto Boada y su grupo, cantan Gustavo y Ramón Carrasco - CUANDO TE FALTE AMOR - C. Maquillón O., F. Paredes H.
08. Luis Valente y Miguel Cáceres con la orquesta de Ladislao Orozco - SUEÑO IMPOSIBLE - D. P.
09. Escudero y Plasencia - MUJER DE AROMA Y PASION - D. P.
10. Ladislao Orozco y Miguel Cáceres - LUZ DE MIS OJOS - Sonia Dimtrowna
11. Elvira Tamasi con la orquesta Indoamericana de José María de Hoyos - MI DICHA LEJANA - Emigdio Ayala Baez
12. Dúo Los Sureños con el conjunto Gran Colombia - DAME TU CORAZON - Miguel Novillo, Daniel Armijos C.
13. Víctor Manuel Acosta y su conjunto, cantan Acosta y López - LA PRIMAVERA - Víctor M. Acosta
14. Orquestal Internacional - SOLLOZOS - José A. Rincón


Descargar

Aporte de Maximino Toñánez enviado por César Fabio Tabares Hernández

LO MAXIMO EN MUSICA ANTAÑONA - Vol. 21

LO MAXIMO EN MUSICA ANTAÑONA Vol. 21

Un poco caprichosamente, así como fueron saltando el recuerdo, recogemos en esta nueva entrega de la espléndida serie de ANTAÑONA que tanto ha gustado a los coleccionistas de música popular, un grupo de canciones latinoamericanas que sonaron muchísimo entre las década de los años 30 y 40, y que nunca jamás volvieron a prensarse en discos comerciales, en sus versiones originales, pero que jamás olvidamos quienes escuchábamos salir a borbotones estas melodías de los gramófonos de las tiendas veredales o de los suburbios de las capitales. O en antiguos programas de radio que presentaban conductores inolvidables como Tulio velez Montoya, Alonso Mejía Arcila, Arturo Restrepo o Tulio Salazar Osorio y que se prolongan en las audiciones que hoy orientan Federico Montoya y César Pérez Berrío, Gustavo Escobar Vélez, Néstor Arturo Parra, el Ciego de Oro, Enrique Benavides y varios que el olvido traicionero nos impide registrar el momento.
Los intérpretes son principalmente duetos, parejas que fueron consagrados en sus respectivos países, y uno de los solistas de mayor impacto en todos los tiempos: el argentino Antonio Tormo.
Vienen dos páginas bellísimas y casi desconocidas hoy, del dueto argentino de Gómez y Vila que integraron Alberto Gómez, consular figura tanguistica, autor célebre, estrella de la radio y el siguiente, de altísima cotización en su momento, quien falleció en Buenos Aires el 1º de mayo de 1973, y Augusto " Tito" Vila -distinto al uruguayo Alberto Vila, con quien lo confunden algunos- muerto también el 30 de junio de 977, dueto que canto o por espacio de 12 o 13 años y que grabó numerosísimas placas de las cuales una mínima parte ha merecido los honores de micro surco.
Recomendamos por cierto el álbum que Preludio acaba de lanzar con interpretaciones de esta pareja en su catálogo documental.
Los Trovadores Tamaulipecos fueron inicialmente Ernesto Cortázar, Lorenzo Barcelata, Alberto Caballero, Antonio García Planes y Alberto Cortés Castillo, y se llamaban en Tampico, donde nacieron, los Trovadores Tampiqueños. Los cuatro primeros viajaron a los Estados Unidos y Caballero y García perecieron en un accidente de tránsito en la Navidad de 1927. Fue entonces cuando ingresaron José Agustín Ramírez y Carlos Peña y los cuatro, ya convertido en los Trovadores Tamaulipecos, regresaron a su país en 1928 después de grabar varios discos de los cuales contaron con la colaboración del violinista mexicano Ricardo Bell, y trabajaron hasta el año 35 cuando Barcelata y Cortázar fueron nombrados directores de la radio del estado, la XEFO:
Ibarra y Medina fueron un ecuatoriano y un tumaqueño que pasaron su vida en Pereira, en donde los dos fallecieron hace algunos años. Y Guty y Chalín, Guty Cárdenas y Chalín Cámara, destacadísimas figuras de la trova yucateca, por allá entre 1928 y 1932, cuando al primero de ellos lo asesinaron de un balazo en oscuros hechos que ocurrieron en la noche distrital. Le sobrevive Chalín, respetado y queridísimo aún.
Chavez y Antepara son, posiblemente, Alberto Chavez el cantor peruano que hizo grupo bohemio en el Guayaquil de principios de siglo, con Gabriel Antepara Merino, éste sí, seguramente su compañero con Valdivieso Alvarado, Galindo, Zapatier y otros, si bien hay quien nos dice que pudo ser el quiteño Carlos Chavez Bucheli, famoso músico y tenor. Antepara Merino trabajo en sus últimos años, no hace aún mucho tiempo, en locución y publicidad. Chavez aparece cantando con una magnífica soprano, acreditada como "Mary" simplemente, pero sobre ella no poseemos ningún informe. Sí en cambio de la melodía que canta con Antepara que es la misma o casi la misma que con el título de " Presentimiento de amor" grabaron y popularizaron años más tarde Juan Arvizu y Margarita Cueto.
Pelaia y Serpa son argentinos o por lo menos allí transcurrieron sus vidas, con espléndida figuración incluso en el mundo tanguistico. Pelaia es Alfredo Pelaia, nacido en Italia y domiciliado en Mendoza donde cantó a dúo con Marambio Catán, con Italo Goyeche y luego con Oscar Serpa quien a su vez fuera cantor de las orquestas de Osvaldo Fresedo y Carlos Di Sarli entre otras antes de fallecer en 1984.
Valente y Cáceres hicieron uno de los duetos de mayor nombradía entre nosotros y aunque nunca lo visitaron personalmente la gran cantidad de registros fonográficos que realizaron entre 1936 y 1940 los hizo célebres. Eran el mendocino Miguel Cáceres y un Luis Valente que nunca se ha podido identificar del todo y de quien no se tuvieron más noticias desde la desaparición del binomio al regresará a Mendoza Miguel Cáceres, con su mujer la poetisa colombiana María Betancur (Sonia Dimitrowna), compositora también.
Un dueto que eventualmente se formó en Nueva York, fue el de Perla Violeta Amado y el gran cantor y compositor figura cumbre del folklore venezolano Lorenzo Herrera. Dos inmortales del cancionero ecuatoriano, Enrique Ibáñez Mora y Nicasio Safadi, hacen un tema muy curioso con la orquesta de Enrique Madriguera y Alcides Briceño y Jorge Añez, de origen colombiano, son también de intensas proyecciones por su labor discográfica que nunca se complementó con actuaciones personales en el país. Además de, repetimos, esa voz afable y familiar de Antonio Tormo, quien fuera también en su momento parte de un dueto famoso: el de Tormo y Canales.
Música campesina, carrileruda, guascota ella, con esguinces sentimentales, que fuera por caminos y parara en fondas y cafetines, en serenatas y en bailes de garrote, y que hoy gozamos en sitios deliciosos como el de Augusto Chica en Anserma; el Rincon de Antaño de los esposos Escobar en Medellín, en el barrio de Belén; la fonda "Caminito" de Guillermo León Hernández en Caldas com pasante de guaros y de anécdotas.
Hernán Restrepo Duque

LO MAXIMO EN MUSICA ANTAÑONA Vol. 21
Preludio
Medellín - Colombia
1985

01. Alberto Gómez y Tito Vila - VEN OH POR DIOS (Adoración) - D. P.
02. Los Trovadores Tamaulipecos - FLOR DE FUEGO - Lorenzo Barcelata
03. Antonio Tormo - MI REZO - E. P. Maroni, Antonio Tormo
04. Nelson Ibarra y Julio Medina - TE AME - D. P.
05. Chavéz y Antepara con la Org. de Rafael Blacio - TUS PUPILAS (Evocación-Presentimiento de amor) - Sergio Mejía Aguirre, F. Paredes H.
06. Guty Cardenas - SE ESFUMO DE MI VIDA - R. Palmerín
07. Dúo Pelaia y Serpa - POR EL CAMINO - B. Tagle Lara, G. V. Flores
08. Luis Valente y Miguel Cáceres con la Orq. de Ladislao Orozco - LLORA EL TRAPICHE - D. P.
09. Mary y Chavez - PARA LLAMARTE MIA - D. P.
10. Antonio Tormo - LA CANCION DEL LINYERA - Ivo Pelay
11. Perla Violeta Amado y Lorenzo Herrera - EL MONTUVIO - D. P.
12. Alcides Briceño y Jorge Añez - GUZLA CAMPESINA - E. Rosicler, C. Echeverri García
13. Alberto Gómez y Tito Vila - ALMA CUYANA - D. P.
14. Enrique Ibáñez Mora y Nicasio Safadi (Dúo Ecuador) con la Orq. de Enrique Madriguera - ILUSIONES DE PUPEE - C. Maquillón Orellana, N. Safadi
Descargar

Aporte de Maximino Toñánez enviado por César Fabio Tabares Hernández